Un ratón y una mariquita montaron una franquicia en Jerez, le llamaron Almohadas Nubes y como eslogan "el eterno descanso". Les iba de una forma magnífica.  Un miércoles de visita en Málaga hablaron con su amigo el pájaro azul, según él se habían equivocado totalmente en la política de marketing. Les comentó que por ejemplo le deberían haber llamado Almohadas Roca.

A los meses volvieron a Málaga, yendo por la calle escucharon un silbido, el ratón estaba sentado en la terraz3f314e30-cbe6-11e4-9c47-91e0a3f13099_disney-dumboa del bar el Tito Maracas tomándose una tapilla de almendras con alpiste. Se limpió la boca con la servilleta y les preguntó que qué tal les habían ido sus consejos y que él hacía casi magia en los resultados del marketing.

Resultó ser el pájaro el típico enterado sin educación.

Tuvieron que cerrar la empresa hace dos semanas.

Ellos sabían kárate y le pegaron al pájaro.