Un sábado en málaga, epajaro-portada-1-300x229n una calle llamada  nubes situada junto a un gimnasio de kárate, había una franquicia que se dedicaba a la venta y marketing de almendras. El lógo de la empresa eran unas maracas golpeando una roca. El miércoles siguiente un empresario de Jerez quería realizar un pedido cuyo destino era la calle magnifica, entonces el empresario le ofreció una prueba en una servilleta que era de color azul, el empresario venía acompañado de su mascota que era un pájaro, llamado Eterno, al que ofreció también las almendras pero el pájaro solo comía alpiste . El pájaro daba silbidos, que parecía que imitaban a los de un silbato, con tantos silbidos y el olor que desprendían las almendras, apareció un ratón como por arte de magia, que iba persiguiendo a una mariquita. El pájaro al ver al ratón se asustó y se escapó por una ventana, entonces el empresario por Educación salió en busca del pájaro, al que finalmente encontraron en un árbol.