¡Buenas!
Me llamo Francisco Calderón Atencia y soy alumno del grado superior Gestión de Ventas y Espacios Comerciales, como parte del proyecto final hemos tenido que hacer un blog.

                                       El mío tiene relación con una tienda de ropa que he inventado, si alguno quiere echar un vistazo os dejo el enlace.

logo 3

Clic aquí

URL: http://comercioelectronico.romeroesteo.es/alu9/

 

 

Esta es la historia de un pequeño niño de tan solo 8 años de edad, no sé bien si sería por su pequeña estatura, por sus mejillas enrojecidas o quizás por su mirada inquieta por lo que todos le llamaban “ratón”.raton

Esta historia comienza así. Era un fin de semana cualquiera, un sábado más concretamente, en la bella ciudad de Málaga cuando el pequeño “ratón” se levantó sobre saltado de la cama al escuchar el dulce silbido de un hermoso pájaro azul,  el joven al oír tal melodía enseguida sin pensarlo dos veces se levantó de la cama tirando incluso su almohada al suelo para intentar capturarlo como si de un pokémon se tratara. Primero intentó atraerlo con alpiste cariñosamente puesto en una servilleta de papel pero resultó insuficiente para atraer al magnífico ejemplar. Lo volvió a intentar de nuevo esta vez intentando imitar con su silbato el hermoso cantar pero de nuevo fue insuficiente, el joven, que ya se empezaba a impacientar, comenzó a arrojarle almendras como si de rocas se trataran y esta vez sí consiguió llamar su atención pero fue tanta la impresión que el pájaro se marchó volando perdido entre las nubes.

Nuestro pequeño amigo comenzó a llorar de una forma agónica de tal manera fue su llanto que aunque solo durara unos segundos se hizo eterno en un instante. Su hermana, a la que llamaban mariquita, se apresuró para ver que le pasaba al infante de la casa, al contarle lo ocurrido no pudo contener dar le su mejor sonrisa y un fuerte abrazo al pequeñajo, enseguida para animarlo cogió unas maracas, ya olvidadas en un antiguo cajón, y gracias a ese instrumento esas lágrimas agónicas se convirtieron como por arte de magia en una improvisada clase de salsa que hizo devolver la sonrisa al pequeño “ratón”.

Poco después llegraton-2ó su madre para comentarles que su padre estaba en el cuarto de al lado durmiendo por que había llegado de realizar unas gestiones en Jerez a las cuatro y media de la madrugada, el padre era un hombre serio con una educación excelente que por supuesto habría de te
ner para ejercer su puesto de trabajo ya que era un importante director de marketing de una franquicia muy reconocida, su madre en cambio era todo lo contrario pero su carácter y su voz aguda se difuminaban en un instante gracias a que era todo corazón.

Cuando llegó al cuarto para comentarle lo del padre no pudo evitar recordarle que el miércoles tenía clase de karate y el pequeño “ratón” le respondió con la misma sonrisa que le había regalado su hermana un rato antes.